Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘taylorismo’

tulipanes

Una tarde sentado en una pradera virtual, me cautivo el susurro pintoresco de los tulipanes. Ya les conocía, los había visto y había escuchado  acerca de ellos, pero nunca me preocupé por escucharlos, a fin de cuentas: ¿Qué me podrían decir unos simples tulipanes?  Mejor aun: ¿Qué podría imaginar que me pudiesen decir los tulipanes?

 

Puestos a hacer esa escucha imaginativa por qué no preguntar por cómo llegan los tulipanes a convertirse en lo que vemos, cómo crecen y se desarrollan hasta ser lo que son.  A todo ello un tulipán respondió:

 

– Ante todo no somos lo que queremos, sino lo que quieren que seamos.   No elegimos nosotros, venimos condicionados por los que nos precedieron, sólo podemos elegir nuestro color y una vez hecho no se puede cambiarlo,  naces amarillo y mueres amarillo. Esto nos hace la vida mucho más fácil.   Sé de uno que quiso ser más alto que el resto para que le diese más luz, vaya iluso, no sabía que eso no se debe hacer.   Aquí todos tenemos que ser iguales,  así que le dejamos crecer mientras que el resto nos pusimos de acuerdo para darle una lección; decidimos hacer crecer más nuestras raíces para absorber más agua.  Si el puede crecer para para arriba, nosotros también le podemos crecer para abajo.

– Pero qué tenía de mal que creciese ¿A caso perjudicaba a alguien?

– Sí.  Si te han educado para no resaltar nos sentimos ofendidos que alguien quiera hacerlo.  No es justo.

– ¿Y si uno se queda atrás y no consigue estar a la altura del resto?

– Más luz para los demás.  Que alguien se retrase en crecer no es nuestra culpa.  Además, nuestro trabajo es ser vistos, no nos podemos parar por otros, sino no iríamos a ninguna parte.  Además, a mi no me fue difícil, nos enseñan a ser vistos, nada más.

– O sea, sólo sirven para ser vistos, entonces si quien les ha plantado necesita comer:  ¿Qué hace con los tulipanes?

– Nos han enseñado a ser lo más bonito del paisaje, las patatas pueden nutrir mejor, pero son tan feas que por eso crecen bajo tierra.  Yo nutro el paisaje, eso es más importante y más difícil, cualquiera puede dar de comer.

– Entonces por qué los tulipanes no dan de comer.

– Sólo se puede hacer una cosa bien a la vez, para hacer lucir estos paisajes hay plantarse bien en la tarea y no moverse de ahí hasta que salga.  Tenemos las raíces bien arraigadas para no cambiar de objetivo pase lo que pase.

– ¿Qué pasaría si necesitasen plantar comida en vez de colorido?

– Eso nunca pasará, para eso nos apoyamos entre todos.

– ¿Igual que cuando uno crece de menos? Así no me extrañaría que los terminasen cortando, y desgraciadamente ese será el momento en el que tú, amigo tulipán, te darás cuenta que todos son iguales.  Cuenta la leyenda que los tuyos vinieron hace siglos desde oriente, en donde tus familiares no paraban de cambiar y de cambiar, de ahí tus distintos colores.  Todo quien quería o no crecer, podía hacerlo, no había límites sólo ganas de hacerlo.  Un día, alguien intentó plantar en vez de preguntar.  En vez de consultarle a la gente al rededor de si los tulipanes eran una buena idea, simplemente plantó cuantos pudo, sin orden, sin ciencia, sin más propósito de hacerlo porque así quiso.   Obviamente plantar requiere menos esfuerzo que preguntar,  y una vez plantados es aun más difícil cambiar.  Cuando los tulipanes empezaron a crecer sin ayuda ni guía, nadie se quejó.  Había tierras de sobra para plantarlos y costaba más quejarse y hacer algo que simplemente quedarse viendo como crecen y crecen.  Cuentan otras voces que en aquel oriente hace un par de años le dieron otro uso; un uso político.   ¿Te puedes creer que hicieron de los tulipanes una revolución?  Sacaron aun presidente corrupto y autoritario del gobierno con hacer lo que un tulipán hacer, juntarse muchos (aunque sean de distintos colores) y dejarse ver durante mucho tiempo.  ¿Qué crees que podría hacer un tulipán si fuese enseñado de otra manera, para mejorar constantemente, no envidiar, poder cambiar y producir de modo que ni siquiera las patatas puedan ser mejores que un tulipán?

– No se, eso no me lo han enseñado.

Read Full Post »

Image

¿Trampa o suicidio a largo plazo?

 

 

Impuestos,  parecen un mal necesario, pero todo depende del uso que se haga de ellos.  Pero entonces, ¿Cuál podría ser una utilización óptima?  Cada gobierno actúa como si su solución fuese la apropiada,  Desde los más pequeños hasta los grandes como la Unión Europea todos toman las decisiones más “apropiadas” para su uso.  Hablando con un trabajador de la Unión Europea, me comentaba como ahora los países de reciente incorporación no podía optar a las mismas cuantías de dinero que España, en su momento, recibió para realizar construcciones de todo tipo.  La razón: falta de confianza.  Fueron los gobiernos españoles (locales) los que mermaron dicha confianza inicial levantando obras en todos los rincones de la geografía, claro, como era dinero gratis, por qué no usarlo.

 

 

Cuando hay más dinero que conocimiento es cuando más fácil se derrumba el edificio, pero cuando las cuantías recibidas aparentan ser “gratis” ahí ya no hay nada que hacer.  Dicen que en el poker se juega más fácil cuando apuestas con el dinero del otro, al parecer esto se puede extrapolar a las políticas públicas. Es, obviamente, cuando las cosas van mal cuando parecen relucir y todos llegamos a entender los problemas.  Ejemplos de ello hay en todas partes, ¡Hasta en el aire! ¿A caso es necesario que haya tantos aeropuertos en España como provincias? ¿A caso son necesarios en Galicia 5 centros en donde se imparte una titulación como Relaciones Laborales (en varios casos sin límite de plazas)?

 

 

Es difícil quejarse de una clase política cuando se sigue manteniendo un sistema educativo arcaico, más propio de inicios del siglo pasado que de la actualidad.  En sociología estudiábamos como a la etapa actual se le podía denominar como “del conocimiento” en detrimento a la industrial en donde el trabajo era tan simple que cualquiera podía realizarlo.  Henry Ford no se hizo famoso por inventar el coche, sino por romper con el modelo artesanal de producción (cada artesano/obrero produce en su totalidad un producto) introduciendo y popularizando la cadena de montaje, en donde cada obrero se dedica a ensamblar piezas, especializándose en una tarea, en en muchos casos sin saber como se hace la totalidad del producto.  Por la misma época Frederick W. Taylor llevó a cabo sus estudios de optimización de la producción, intentando sacar el mayor partido de la fuerza de trabajo de cada obrero.  Más de un siglo después es normal que se siga aplicando para trabajos mecánicos como la fabricación de coches, ordenadores, etc.  Sin embargo, Henry Ford fue un adelantado de su era en la que el Marketing aun no había hecho su aparición, básicamente porque sin haber competencia no era necesario diferenciar su producto.  En la actualidad, la diferenciación del producto es la clave de su venta, convirtiéndose la calidad en algo muchas veces secundario (véase la ropa).

 

 

En otras palabras, se podría decir que durante el fordismo y el taylorismo la importancia recaía en la eficacia de la producción, actualmente se ha de relativizar la producción.  El grandioso ejemplo de ello es el modelo Just-in-time de INDITEX, producir lo que se vende.  Muchos críticos de la compañía argumentan que sólo se dedica a copiar tendencias, a lo que los admiradores responden: si sólo copia, pues ponte tu también a hacerlo a ver si llegas al mismo sitio…  Mientras que el afán de Ford era mecanizar la producción y el de Taylor era optimizarla, Ortega se dio cuenta (vamos, al menos lo aparenta) de que producir por producir no era óptimo, y que por ello había que estudiar primero, producir después.  En un artículo en donde entrevistan a David Martínez (biógrafo no oficial de Ortega), comenta: Cuando empezó, era capaz de conducir hasta París para ojear las tendencias de la Alta Costura y después trasladarlas en moda al mejor precio.  

 

 

Hace poco. uno de los Coaches empresariales más conocidos de España (por no decir el que más conocido) sacó otro libro más, en este caso con un título bastante llamativo: Del capitalismo al talentismo, en donde sigue defendiendo que la clave del éxito en esta era no es producir más, sino mejor.  Son cosas que hacen que Amancio Ortega ahora esté considerado como el 3º hombre más rico del mundo y que nuestro gobierno, que tanto dinero tuvo, sea considerado el mejor ejemplo sobre mala gestión.  Es promover personas literalmente irresponsables de sus actos, lo que les permite jugar al poker con el dinero del otro, usando en todo momento dinero gratis.

 

 

-Papá, papá, ¿Me das 200€ para chuches?

-Ok, pero recuerdame luego de incluirlo como gastos de dietas de viaje, paga el estado.

 

 

 

Twitter: @Vik_Vang

Read Full Post »