Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘alemania’

Avion 12 (1)

De la generación “ni-ni” a la generación Bye-bye.

 

 

A la vuelta de Alemania me sorprendió no encontrar a ninguno de esos viejos amigos que siempre veía a la salida de cada bar y decían: venga, vente con nosotros que vamos a… ¿Quién nos iba a decir que ese “a…” desembocaría en Alemania, Francia, Bélgica en un par de años?  Todas esas caras conocidas de hace años que se habían diluido con los años han vuelto estos días, y por desgracia sólo estos dias.  Si no fuese suficiente, hace un par de días mi hermano nos comunicó el nacimiento de su hijo (que llegó antes que su nombre) y que por desgracia por fortuna nació en Canadá y aun no le hemos podido ver más que por Skype, así que de momento sólo soy su Tío cibernético (nuevo modelo de familia aun no reconocido).

 

 

Antes del 2008 nos comentaba un profesor sobre la nueva ola de movimientos migratorios protagonizada por jóvenes con alta formación académica y que salían en búsqueda de un futuro.  Muchos hicimos muecas de sorpresa y de rechazo a tal idea, básicamente porque lo que habíamos estudiado de la materia no contemplaba dicho movimiento migratorio, y posiblemente aun no se quiera contemplar.  Pasados unos años se nota claramente que ese goteo constante ha dejado el vaso medio vacío y sin perspectivas de mejora (al menos para el vaso).   Sin embargo, ahora no existen términos como “indianos”, los que iban a las indias para hacerse ricos y volver a España a invertir ese dinero como  José Rivera, fundador de lo que luego se conocería como  Hijos de Rivera, S.A. entre otros.  Gente que veía la situación local como un problema externo y que veía en la emigración una posibilidad de ayudar a los suyos en un futuro no muy lejano.  La situación actual no tiene nada que ver con las historias de nuestras generaciones predecesoras,  marcadas por un sistema social, en muchos casos, casi igual que el feudalismo de hace cientos de años.  Tampoco estamos viviendo o acabando de salir de una Guerra Civil que destruyese todo lo que había y dejase un régimen dictatorial, represivo, de caciquísmo y autarquía. No, nosotros vivimos en una sociedad marcada por todo lo opuesto al pasado  un pasado del cual no hemos querido terminar de salir, al intentar adaptar todo lo que nos llevó a la guerra y crisis cíclicas que siempre afectarían a los mismos, en vez de cortar de raiz.  Criticar una realeza desfasada pero aspirar a comportarse igual que ellos, hacer caso a políticos (de profesión empresarios) que pretenden dividir un territorio multicultural utilizando como arma arrojadiza lengua y cultura en vez de atrevernos a viajar por el por el puro placer de conocernos.

 

 

Siempre se habla de la emigración como algo perjudicial para el individuo, sin ver que posiblemente sea más negativo no moverse.  Lo que no se plantea es lo perjudicial que es tener a una generación formada escapando de un país que le solía dar todo, para preferir ser explotados en otras naciones hambrientas por ahorrase la incubación de tanto talento.  Para muchos, no todo en otros países está mejor que aquí, pero aun así vale la pena irse ¿Por qué?  Primero puede ser porque aun estando titulados en España, se ve que las preguntas a las que nos han enseñado a responder, no valen de nada en el mundo globalizado actual y aun valen menos si estás en otro país… Estamos aprendiendo a encontrar respuestas a preguntas que nosotros mismos hemos sido forzados a plantearos.  Segundo, nos hemos olvidado ejemplos como el de Paco el Pocero, que de la nada levantó su imperio (no como Marisco Recio, sino de verdad) y que no necesito que le metiesen en la cabeza el sueño de ser funcionario para darse la buena vida, eso sí,  cuando se la ganó fue a base de trabajo e intuición para los negocios.  Puede que no sea un personaje ejemplar en su totalidad, pero sí en ciertas acciones de superación.  En detrimento, fuimos educados en ver al funcionario como el colofón de una carrera intelectual para la cual no hacía falta pensar en investigar, sino chapar y chapar.  Viendo que dichas promesas de una vida próspera motivada por el estudio se fue derrumbando al ver como un albañil cobraba más que un contable y que para llegar a algo en una empresa había que pasar por años de becario antes de pintar algo.

 

 

Un día escuché algo como: si siembras odio verás crecer guerra.  En este caso era más como: si siembras sueños vacíos verás crecer decepción.  Esa decepción fue la planta que dio como fruto a esa generación llamada por los políticos como “ni-ni”, término frívolo que intenta antropomorfizar la culpabilidad de quienes tuvieron en las manos la posibilidad de hacer cambios y decidieron seguir con lo establecido que ya había enviado al exilio a dos generaciones previamente.  Si riegas esas mentes jóvenes con las esperanzas de darles un trabajo mejor que el de sus padres, no puedes esperar hacer recortes por doquier como solución de la desilusión colectiva.  Obviamente el problema es mayor que esto, pero será mayor si quien esta formado y motivado para solucionarlo se va a trabajar a Bremen o a  Heidelberg porque ahí si que saben reconocer el talento.  Mientras la crisis siga encubriendo la solución del futuro, toda medida tomada seguirá siendo sólo un calmante a una patología cuyo remedio queda opacado por la necesidad de aliviar ese dolor de inmediato, sin pensar en los efectos secundarios. 

 

 

Pero, ¿Qué pasará con los aventurados que hemos decidido volver/quedarnos?  ¿Podremos ayudar a arreglarlo? ¿Estaremos más años de becarios esperando que la generación del Baby-Boom termine de jubilarse para entonces dedicar el 100% de nuestro sueldo a mantener sus pensiones por las que tan duro trabajaron durante 40 años?  Organismos internacionales predicen que en 2060 China e India serán las primeras potencias mundiales básicamente porque contarán con la población más joven del mundo, mientras que Europa y USA se sumirá en una recesión al tener que mantener tantos mayores con tan pocos jóvenes.  ¿Vale la pena dejar ir a los pocos que ya hay?

 

 

-Papá, papá, ¿Física tiene salidas?

– Sí hijo, 3: por tierra, mar y aire.

Feliz año nuevo a todos, ya veremos como el 2013 será mucho mejor

Advertisements

Read Full Post »